5 de diciembre de 2015

Bufanda otoñal


Este pasado verano me dio por hacer una cosa muy loca: tejer una bufanda. 

La cosa empezó porque entre varios amigos se nos ocurrió regalar un telar a una persona del grupo (sobre esto ya hablaré en otra entrada). Total, que entre montárselo y ponerle urdimbre, me entró el monillo y me tuve que poner a hacer algo urgentemente. La bufanda en cuestión no es ésta, es otra bastante más feúcha (aquí se pueden ver fotos) que terminé regalando a un compañero de trabajo de mi marido.

El asunto es que me gustó tanto la textura que hace unas semanas decidí repetir. 


La primera vez, trama y urdimbre eran de un solo color, pero puesto que la textura va haciendo una cuadrícula, decidí introducir una variante. La trama es toda en gris, pero en la urdimbre puse 3 hilos marrones y uno gris para que coincidiera con el salto de urdimbre que crea la línea vertical del "cuadradito". En la primera de las dos fotos siguientes se ve derecho (a la izq.) y revés (a la dcha.) del tejido; en el revés la línea vertical del salto de urdimbre queda en marrón.

A continuación, algunas fotos de su elaboración. La calidad no es buena porque durante esta parte me es más cómodo hacerlas con el móvil. Además suelo estar tan concentrada que temo tirarla al suelo de un codazo si me la dejo cerca.

 
Para agrandar, hacer click en las imágenes.

Para conseguir la textura, me ayudé de una vara (yo tengo la manía de llamarlo "vara" pero es más un listón o regla plana). El diseño se consigue cogiendo un hilo sí y otro no con el lizo en la posición inferior. O lo que es lo mismo, cogiendo solo los grises, que son los que nos interesa que hagan el salto de urdimbre. El orden de pasadas será así:
  • 1- lizo arriba
  • 2- lizo neutral y levantar vara (solo suben los grises)
  • 3- lizo arriba 
  • 4- lizo abajo 
  • 5- lizo arriba + vara (subir lizo y arrimar la vara hasta tocarlo) 
  • 6- lizo abajo
Y seguir repitiendo desde el punto 1. Para ver un patrón similar en vídeo podeis ir a youtube (lo mío son las fotos, con vídeos aún no me lanzo).

Todo fue de maravilla hasta aquí. Me quedé sin lana gris. Tengo que acostumbrarme a calcular bien la cantidad de lana que se lleva la trama. Lo hago a ojo, y claro, pasan estas cosas.Y para colmo no conseguí encontrar el color exacto, así que se nota el cambio de tonalidad. La verdad es que a quien se lo enseño me dice que solo lo nota después de señalárselo, pero a mí me salta a los ojos.


Y por fin se termina la urdimbre y viene la parte más pesada: los flecos.
Pero lo bueno de los flecos es que aprovechas la parte de urdimbre que no se puede tejer, así que no hay desperdicio ;)

Resumiendo, he quedado muy contenta. Los orillos han quedado uniformes, he conseguido que el ancho del principio y el del final sean casi idénticos, y ha quedado un tejido suave y con una bonita caída. 

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...